Detrás de un buen empresario está una buena “Emprendedora”


A propósito de la celebración del Día Internacional de la Mujer Emprendedora, instaurado el 19 de Noviembre por las Naciones Unidas desde el año 2014, nos permitimos realzar desde El Canal de los Emprendedores, las virtudes por las cuales los hombres deben considerar a las mujeres para tener una empresa exitosa.

Es muy honorable reconocer la labor que durante años han hecho los caballeros, sin embargo, hoy en día los consumidores y clientes buscan fidelizarse con marcas que, además de venderles, generen un valor agregado donde todos sean protagonistas para construir un mejor mundo, es por eso que el rol de la mujer se torna indispensable. Veamos algunas virtudes de las féminas para darle valor a ésta hipótesis:

1. Las mujeres utilizan de forma integral el cerebro. Es por ello que pueden darse cuenta con facilidad, si el producto o servicio que estamos ofreciendo puede ser promocionado en nuevos nichos de mercados, en diferentes países o incluso innovarlo para diferentes funciones.

2. Capaces de hacer Multitareas. Algo que caracteriza a las damas es su magnífica habilidad de dividir su tiempo para hacer todo lo que se les encomienda. Esto se debe a que desarrollan un orden de las cosas, no precisamente por prioridades sino que estratégicamente puedan hacer algunas tareas de forma simultánea administrando mejor su tiempo.

3. Son holística. Organizan de mejor manera y saben cómo segmentar la información. Pueden ver todo congruente y armónico, además saben compensar una mala situación con acciones que contrarresten la toma de decisiones erróneas.

4. Desarrollan más los sentidos. No sólo ven el árbol sino que sienten el aire y hasta pueden olfatear, estando en cualquier sitio, los olores que destellan de las flores. Por eso, pueden acertar cuándo un nuevo sistema es funcional o no para el progreso de la empresa.

5. Por último, sus habilidades cognitivas son infinitas. pueden darle forma a todo lo que observan, pues su mundo es amplio y no se encajonan en ver sólo el vaso lleno o medio vacío, también deducen las ventajas que cada posición tiene.

Lo que corresponde ahora es permitir que la mujer incursione en la toma de decisiones de las empresas que buscan adaptarse a la demanda de las nuevas generaciones, pues las redes sociales han hecho posible que los clientes interactúen con las marcas poniendo en claro que sus necesidades van más allá de comprar un producto. Ellos necesitan que su voz sea tomada en cuenta y las mujeres empoderadas saben cómo tratar a este nuevo público mucho mejor que los hombres.

0 comentarios
Entradas destacadas
Entradas recientes